NO

Espaces et Échanges 01

En español, destaque una problemática que le permita organizar una reflexión a partir de los documentos siguientes en relación con la noción: “Espaces et échanges”

Document 1

Fragmento de la película No  (2012) de Pablo Larraín

nofilm

 

Document 2

El Cuervo y el Zorro (Félix María Samaniego, siglo XVIII) 

En la rama de un árbol,
bien ufano y contento,
con un queso en el pico,
estaba el señor Cuervo.
Del olor atraído
un Zorro muy maestro,
le dijo estas palabras,
a poco más o menos:
«Tenga usted buenos días,
señor Cuervo, mi dueño;
vaya que estáis donoso,
mono, lindo en extremo;
yo no gasto lisonjas,
y digo lo que siento;
que si a tu bella traza
corresponde el gorjeo,
juro a la diosa Ceres,
siendo testigo el cielo,
que tú serás el fénix
de sus vastos imperios».
Al oír un discurso
tan dulce y halagüeño,
de vanidad llevado,
quiso cantar el Cuervo.
Abrió su negro pico,
dejó caer el queso;
el muy astuto Zorro,
después de haberle preso,
le dijo: «Señor bobo,
pues sin otro alimento,
quedáis con alabanzas
tan hinchado y repleto,
digerid las lisonjas
mientras yo como el queso».

Quien oye aduladores,
nunca espere otro premio.

Document 3

Cómo hacer una buena campaña electoral (Laura Ruiz) 

Presentar una candidatura y ser elegido en las elecciones no es una tarea fácil, sino que son muchos los aspectos que deberás tener en cuenta para ganar el voto del electorado. Así mismo, será fundamental rodearse de un equipo humano preparado para llevar a cabo esta ardua misión. De este modo, queremos que conozcas los principios básicos de la comunicación política y te explicamos cómo hacer una buena campaña electoral. 

1. En primer lugar, es importante destacar que la comunicación política cuenta con rasgos particulares en función del país o región donde se celebran las elecciones, así como en base al sistema electoral y tipo de Gobierno. Sin embargo, la mayoría de rasgos serán comunes y aplicables a la mayoría de comicios. 

Así pues, antes de iniciar la campaña electoral, será indispensable que dispongas de: 

  • Un programa electoral firme con propuestas interesantes y objetivos reales
  • Un equipo de personas para formar una lista 

Del mismo modo, te interesará leer nuestro artículo acerca cómo presentarse a unas elecciones para saber qué requisitos se precisan. 

2. En primer lugar, deberás buscar los puntos fuertes que caracterizan tu candidatura o partido, ya que estos serán las ventajas que te podrán hacer diferenciarte del resto de representantes electorales y que los votantes se decanten por otorgarte su voto. 

Puedes basar tu campaña en algún rasgo genérico del partido o centrarte más concretamente en otros aspectos específicos de tu programa electoral, que seguro resultarán interesantes a quienes deben ir a votar. 

3. A continuación, deberás crear un eslogan o lema que sirva como emblema de la campaña y alrededor del cual girará la campaña electoral. Así pues, debes idear una frase que resuma tu filosofía o el objetivo que quieres conseguir; cabe destacar que existen conceptos que se usan reiterativamenteen los eslóganes electorales como son las "soluciones" o "la confianza". 

Del mismo modo, resultan comunes los lemas que se basan en "el cambio", "el progreso", "la novedad", "la alternativa"... en el caso de los partidos que anteriormente no gobernaban o estaban en la oposición, de modo que su punto fuerte será aportar nuevas ideas. 

4. Otro punto fundamental para la campaña electoral será disponer de buenas fotografías del candidato y el conjunto de personas que conforman la lista. Para ello, deberéis buscar un escenario adecuado y que vaya acorde con las propuestas que defendéis, así como contratar un profesional que pueda asesoraros de todas las cuestiones fotográficas y realizar las instantáneas. 

Estas serán las que servirán para publicar en panfletos y demás material gráfico que sirva como apoyo de la campaña;aunque sean muy similares, debes recordar que existen diferencias entre publicidad y propaganda, puesto que su objetivo no es el mismo. 

5. Será muy importante también que decidáis a través de qué vías contactaréis e impactaréis a los votantes, y es que actualmente existen muchos otros métodos además de la tradicional cartelería electoral y el correo postal o buzoneo. 

Así pues, Internet y las redes sociales están a la orden del día y son una de las herramientas indispensables para toda campaña electoral, especialmente para llegar a determinados públicos como pueden ser los votantes más jóvenes. De esta forma, puede resultar interesante crear una página de Facebook o un perfil en Twitter a través del que podrás comunicar tus propuestas e interactuar con el electorado. 

6. Como actos de campaña, también serán importantes las reuniones y encuentros con tus potenciales votantes, es decir, desde los tradicionales mítings electorales hasta visitas a mercados u otros lugares públicos donde darte a conocer. Será muy importante que en todo momento el candidato se muestre muy próximo a la ciudadanía y dispuesto a atender sus preguntas o dudas, así como también las de los medios de comunicación. 

Fuente: http://educacion.uncomo.com/articulo/como-hacer-una-buena-campana-electoral-6299.html (consultado el 9 de noviembre de 2016.)


Composición

[Introduction]

Tanto el/los espacio(s) como el/los intercambio(s) parecen remitir, de buenas a primeras, a cuestiones de tipo meramente geográfico, pero si consideramos el espacio como una noción más abstracta – verbigracia: el espacio de la comunicación-, el intercambio reviste entonces matices que ponen, de hecho, en tela de juicio, la idea subyacente de su valoración positiva. Si consideramos así el cine, como la poesía o las “recetas” periodísticas, nos encontramos con medios que ponen en contacto a un emisor y a un receptor – dos espacios distintos-relacionados por un contenido -el intercambio-.

Si René Saavedra ocupa tanto en la película como en el fragmento de la presentación del video “free” una posición central es precisamente porque No (Pablo Larraín, 2012) es, más que nada, una cinta sobre el mundo de la publicidad, siendo el trasfondo político un marco donde poder demostrar la eficacia y la eficiencia de una campaña publicitaria. Lo esencial no es que la idea que uno defiende sea justa, lo fundamental es que “funcione”. Básicamente, el valor de un pensamiento ya no está en su propia ética sino en su nivel de “ventabilidad”, fuera de cualquier concepto moral. Precisamente, la moraleja de El cuervo y el ciervo (Félix María de Samaniego, 1781), fábula inspirada en Le Corbeau et le Renard de Jean de La Fontaine, a su vez retomada de Esopo y Fedro, es lo que da sentido a los versos que preceden. Las consejas son antes que nada vita lectiones, no siempre fundadas en una visión idílica de la realidad, sino en el fruto de una experiencia humana. La prudencia implícita que nos ofrece el fabulista también nos habla de intercambios. Por su parte, las “recetas”, tanto culinarias como publicitarias encierran un fuerte valor didáctico que deja sus huellas hasta en el título: “Cómo hacer una buena campaña electoral” del cual se han suprimido los naturales puntos interrogativos. Se han dejado de lado el “¿Por qué? y el “¿Para qué?”, haciendo que se deje el motivo y en cierto modo la finalidad, evitando cualquier tipo de reflexión sobre los “condimentos” de la campaña.

Cualquier tipo de comunicación encierra en sí una forma de manipulación. La comunicación publicitaria, representada por el fragmento de la película No y por el texto de Laura Ruiz, admite de forma explícita que existe un manipulador y un manipulado, pero Samaniego, por su parte, en un tono diferente, sabe que cualquier intercambio implica también dos territorios, el del halagador y el del halagado. En los tres casos, sin embargo, lo que está en juego es la relación que la comunicación establece con la ética, o sea con un sistema moral. Dicho con palabras de Fernando Savater, la ética es “el arte de vivir, el saber vivir, por lo tanto el arte de discernir lo que nos conviene (lo bueno) y lo que no nos conviene (lo malo)” (Fernando Savater, Ética para Amador, 1991). La pregunta, entonces, sería saber ¿en qué media la comunicación consigue o no mantener una postura ética, sabiendo que el intercambio entre dos territorios –en el sentido amplio de la palabra- conlleva, inevitablemente, una posible voluntad de dominio del uno sobre el otro. Así, pue, la comunicación se nos ofrece como una forma de manipulación, lo cual estudiaremos en un primer tiempo, pero a su vez es una observación lúcida sobre la realidad y la comedia humana, lo cual constituirá nuestra segunda parte, y terminaremos preguntándonos si, al fin y al cabo, toda comunicación es un mal necesario.

[Développement]

Comunicar es, en un principio, establecer un intercambio entre dos entidades, lo que llamaremos “territorios” en el sentido deleuziano de la palabra. Implica por consiguiente dos espacios separados, el del “emisor” y el del “receptor”. Eso implica un movimiento que va del uno al otro.

Fundamentalmente, ¿qué es lo que pretende René cuando presenta la maqueta del futuro spot comercial? Llegar a convencer a sus “clientes” de que las formas de la publicidad han cambiado y que se pueden aplicar a una campaña política. Así lo resume el publicitario: “Bueno, antes que nada, quería mencionarles que lo que van a ver a continuación está enmarcado dentro del actual contexto social. Nosotros creemos que el país está preparado para una comunicación de esta naturaleza.” Así pone de manifiesto que el pueblo chileno ha cambiado a lo largo de las últimas décadas y que las técnicas comerciales se han ido transformando. Implícitamente, lo que René Saavedra dice es que para poder manipular a los “clientes” es necesario proponer algo que esté directamente relacionado con el estado social de un pueblo. Eso predetermina que para penetrar el espacio del destinatario es fundamental ponerse a su nivel, adoptar un simulacro de intercambio que dé la impresión de que uno recibe algo. Estamos frente a una clara manipulación que considera que el contenido tiene más importancia que el envase. Lo que se vende no es una nueva cola, Free, sino “libertad”, “verdad”, “movimiento”, “juventud”, “música”… y un largo etcétera. Se trata por consiguiente de una postura a-ética, que nunca evoca el sabor del producto, o sea lo que en un principio constituye lo esencial. El fraude está, por supuesto, en vender otra cosa que una botellita de Free. Lo que René sobreentiende es que el intercambio es una mera ilusión y que lo que conviene es “halagar” al consumidor para que compre.

Todo consiste, de hecho, en comprender mejor el territorio del otro para poder venderle algo o para sacar provecho de él. Ése es el caso del cuervo de la fábula de Samaniego que se deja burlar por el zorro. Éste analiza y comprende perfectamente las formas del territorio del pájaro, sabe que los halagadores pueden sacar provecho de cualquier orgulloso. Queda claro que la fábula tiene siempre un trasfondo humano y los animales sólo son hombres o mujeres vestidos de pieles... y plumas. La lección de Samaniego, con su moraleja, es que, en la sociedad humana, las relaciones se giren según unas leyes bien particulares. Para sacar provecho del otro, es necesario ponerse a su nivel, situarse en su territorio de adulado y desmontar el sistema de pensamiento del contrincante. La astucia del zorro está precisamente en su capacidad para comprender al cuervo:

¡Vaya que estáis donoso,

mono, lindo en extremo!

Yo no gasto lisonjas,

y digo lo que siento.

El zorro organiza el intercambio con el cuervo definiendo, en cierto modo, el territorio mental en el cual se va a desarrollar la escena (“estáis donoso, mono, lindo”), pero con la inteligencia que consiste en negarlo de inmediato (“yo no gasto lisonjas”). Todo es cuestión de estrategia, de organización de los territorios y el adulador siempre las tiene de ganar.

Indudablemente, si consideramos los tres documentos, ¿Cómo hacer una buena campaña publicitaria? es aparentemente el más neutral y “modesto”. Al fin y al cabo, consiste en explicar un método para organizar, en el marco de unos comicios, la “publicidad” del candidato. Su voluntad didáctica está claramente presente a lo largo del texto. Dicho de otra forma, existe – existiría – una forma de territorio del que sabe y otro del que aprende. La aparente “objetividad” de esta “receta política” podría hacernos olvidar que detrás se disimula – como en cualquier didáctica – una ideología con sus propias características. Observando ¿Cómo hacer una buena campaña publicitaria?, vemos que se trata de una “receta” – casi en el sentido médico de la palabra –. Lo cual significa que propone algo que tendría una forma de valor “universal”. Tomemos sólo un ejemplo situado al principio y dado como un requisito indispensable: “Un programa electoral firme con propuestas interesantes y objetivos reales”. Lo que tendría que considerarse como una simple recomendación –por cierto, bastante subjetivo- se convierte en dogma, dicho de otra forma, en una afirmación universal sin discusión posible. Sin adentrarnos más, expresiones como “propuestas interesantes” y “objetivos reales” podrían, sin problema, ponerse en tela de juicio. Así cualquier “didáctica” o “pedagogía” se instala de forma puramente dogmática, y tiende a considerar que el territorio del que enseña es el de la “verdad absoluta” frente al territorio del que aprende, considerado como el del ignorante.

De forma evidente o bien de forma implícita, los tres documentos nos invitan a reflexionar sobre lo que es un intercambio y cuáles son sus limitaciones. El marco –o sea la marca efectiva del límite del territorio– es muy diferente del uno al otro, pero en cada caso, se traduce por una “invasión” del territorio del otro. El “emisor” tiende siempre a remodelar e invadir el territorio del “receptor” con una voluntad claramente manipuladora.

Sin embargo, no siempre se puede considerar que este tipo de invasión es de carácter absolutamente negativo y sería abusivo pensar que todo es manipulación. De hecho, se podría considerar por lo contrario que existe una forma de beneficio en el intercambio entre unos y otros.

A pesar de todo, y de las intenciones “comerciales”, el anuncio, el de Free o cualquier otro, es una forma de verse reflejado en la pantalla del cine o del televisor. La publicidad no tiende a modificar los comportamientos de los consumidores, sino que pretende más que nada utilizar sus deseos o fantasías. En cierto modo podríamos decir que la publicidad es un revelador de una sociedad. Indudablemente, la campaña publicitaria – véase el análisis "Free"– se lanza en un momento en que los chilenos están aspirando a cierto cambio, pero sin renunciar a su personalidad. Free se convierte así en un elemento de modernidad que combina por una parte lo propio –Free es una soda chileno– con lo ajeno –tiene un nombre inglés–. Además, desarrolla unos temas positivos como la “libertad” –una indudable aspiración del pueblo chileno en aquel momento–, la juventud –renovación generacional–, la música –tan presente en la cultura chilena–. Si nos paramos a pensar, vemos claramente que el spot Free se presenta como un compendio de lo que podría ser un Chile soñado por los chilenos, pero además asequible con el simple consumo de Free. Como siempre, lo que se vende no es el producto –de él no sabemos nada sobre su sabor– sino el comportamiento relacionado con el producto. Es este aspecto, hay que reconocer que Free aparece como un elemento que favorece la autoestima del chileno en el mundo de hadas que nos describe.

Indudablemente, la figura del cuervo en la fábula sale bastante malparada de la historia que nos cuenta Samaniego. Pero poniéndonos a pensar, la manipulación del zorro no sólo tiene su vertiente negativa. En efecto, el intercambio entre los dos animales es también –y posiblemente, sobre todo– una lección de vida. Podríamos decir que estamos casi en la situación inversa a la de Free. El engaño del zorro y su astucia no constituyen una simple descripción de la realidad del mundo donde, lo sabemos todos, este tipo de situación es muy común, los unos aprovechándose de los otros. La fábula no sólo consiste en describir una situación de intercambio sino en sacar también una moraleja, o sea una reflexión sobre la realidad de la vida y los medios que uno tiene que utilizar para no caer en las múltiples trampas que existen. Nos dice Samaniego que siempre existirán zorros, pero también que cuervos que por su vanidad podrán perderlo todo. De hecho, la fábula ofrece dos tipos de moraleja, la primera enunciada por el propio zorro:

Quedáis con alabanzas

Tan hinchado y repleto,

Digerid las lisonjas

Mientras yo digiero el queso.

Cada error merece su castigo, y la vanidad y el candor del cuervo han recibido el suyo. Así pues, el intercambio entre los dos animales tiene su faceta positiva. La fábula, por su propia naturaleza, es una lección de vida y tiene como virtud hacernos cargo que en la vida los que establecen intercambio con nosotros –el caso de las llamadas telefónicas, hoy en día, es meridiano– lo hacen a veces por motivos puramente egoístas y así termina la fábula: “Quien oye aduladores, nunca espere otro premio.”

Si consideramos que la “receta” que se nos propone para realizar una buena campaña ya no es únicamente una guía estricta, es cierto que en este caso, nos encontramos frente a lo que podríamos llamar unos “consejos” o sea, dicho de otra forma, unas opciones posibles que nos ayudan a organizar nuestra propuesta. En este caso, nuestro espacio de lector conserva su total libertad y no queda sometido a lo que podríamos considerar como directivas. Así por ejemplo, cuando leemos que conviene preparar: “Un programa electoral firme con propuestas interesantes y objetivos reales”, podemos considerar que, en la realidad de la vida política, las cosas son, a veces, diferentes. Sin embargo, la página web limita de forma total lo que es de hecho el intercambio, dado que no dispongo de ninguna opción para poder intercambiar, sólo tengo la opción de aceptar o de rechazar. En otros casos, cuando existen foros, esa misma discusión y ese intercambio se pueden desarrollar no sólo con la persona que ha propuesto los consejos, sino también con los que los han leído.

La complejidad de lo que llamamos “espacio” e “intercambio” hace que podamos considerar que, según las situaciones elegidas, ofrece posibilidades tanto para hacer que las relaciones sean fructíferas tanto como puedan resultar estériles. Pero eso nos conduciría a saber si, en cualquier caso, consideramos que merece la pena arriesgarse a establecer y mantener ese tipo de intercambio o si podríamos considerar que cualquier intercambio es vano al fin y al cabo.

Intercambiar siempre es tomar un riesgo. El intercambio tiene una incidencia directa sobre las cuestiones de espacio personal y colectivo. Lo que el comercial Free provoca es, de hecho, en la película No, un debate entre los diferentes asistentes que patrocinan -o más claramente financian – los gastos relacionados con la fabricación del spot. Porque si por una parte tenemos la publicidad en sí, con los territorios y espacios de los que ya hemos hablado, también está su recepción. De hecho, podemos considerar que la propuesta de René Saavedra –adoptar un estilo y unos contenidos nuevos, “modernizar” las técnicas publicitarias– se enfrenta con el conservadurismo de los contratistas que temen que cualquier cambio pueda poner en peligro el dinero invertido en la campaña: “Está bien pero a mí me gustaría saber qué chucha hace un mimo en medio de mi película.” Las reacciones -a veces violentas- marcan indudablemente un espacio que no quiere abrirse, evolucionar. Las posturas rompedoras de René Saavedra constituyen para algunos de los asistentes un riesgo. Pero, a pesar de esto, el intercambio aparece como fructífero en la medida en que hace evolucionar las posturas, los conservadurismos.

La fábula de Samaniego cumple la función habitual de este tipo de poesía. Recordemos que los versos de arte menor, sextasílabos y asonánticos, forman aquí un romancillo cuya estructura recuerda la del romance pero con versos más cortos, lo cual le da un tono popular. A las fábulas, se les ha reprochado a veces su forma de cinismo al describir el mundo con su realidad y su dureza. Sin embargo, nos encontramos ante algo más complejo. Resultaría exagerado pensar que Samaniego nos advierte únicamente sobre los peligros del intercambio. Lo que nos explica es que la labia y la astucia se pueden insinuar en cualquier situación y si el zorro consigue el queso que tenía el cuervo en el pico es por la inocencia o tal vez la sandez del pájaro. La lección de vida que nos ofrece el poeta y fabulista es que cualquier intercambio – y por consiguiente cualquier espacio – siempre se podrá manipular, lo cual no significa que tengamos que renunciar a él. No olvidemos además que lo que tenemos detrás de los animales de la fábula, son tipos humanos, comportamientos habituales entre nuestros congéneres.

Desde que se desarrolla la prensa a mediado del siglo XIX, la publicidad y la propaganda van desarrollándose. En tiempos antiguos, el poder absoluto hacía que la necesidad de convencer no existía o poco. Los medios de comunicación que se han ido desarrollando a lo largo de los años (cine, radio, televisión, video, internet…) han sido el terreno donde ha crecido la publicidad. Sabemos que, en el terreno político, la propaganda nace con la primera guerra mundial, y se desarrolla de forma radical con el nazismo. El texto se caracteriza, globalmente, por su tono neutral, como si lo que estuviera diciendo estuviera fuera de cualquier intención que no fuera la de explicar lo que es una buena técnica publicitaria. Sin embargo, siguen estando los ingredientes, como en una receta de cocina, y los ingredientes, aquí, no son más que los políticos y las ideologías que están detrás del método desarrollado. En el mundo actual, sería absurdo negar que las ideas políticas sólo pueden convencer por su propio valor, porque los políticos para poder “hablar” con los electores necesitan precisamente de esos medios de comunicación. Pero existe una fuerte tendencia –probablemente lamentable– en convertir el recipiente en lo esencial frente a los contenidos. En cierto modo, la pregunta sería saber si no se ha ido sustituyendo en el intercambio, las ideas por los gustos…

[Conclusión]

Los tipos de intercambios y de espacios que nos han propuesto los documentos del dossier tienen que ver con la convicción. El spot Free tiene como única finalidad una intención comercial. La fábula es una lección de vida. La receta para hacer una buena campaña política es un método para ganar unos comicios. En los tres casos, lo que se pretende es “convencer”, lo cual conlleva, por supuesto, la idea de “vencer”, término claramente bélico que nos dice que la finalidad es conseguir tener un poder sobre el otro, por las buenas… o por las malas. Pensar que el intercambio es un valor esencial en la vida –como lo pretenden los bienpensantes- es un peligro absoluto que hace que nos olvidemos de lo que es el propio individuo. Muchas veces pensar que las cosas se resuelven por el mero diálogo o por la “convicción” es un pensamiento de ilusos, porque detrás de las personas están los pensamientos, las construcciones personales que siempre constituyen y constituirán un freno al intercambio. Si “convencer” es vencer al otro, “intercambiar” también es cambiar al otro.

Espaces et Échanges 02

En español, destaque una problemática que le permita organizar una reflexión a partir de los documentos siguientes en relación con la noción: “Espaces et échanges”

Document 1

Fragmento de la película No  (2012) de Pablo Larraín [1: 26 – 2: 44]

nofilm 

DIALOGOS

René Saavedra : - “Bueno, antes que nada quería mencionarles que lo que van a ver a continuación está enmarcado dentro del actual contexto social. Nosotros creemos que el país está preparado para una comunicación de esta naturaleza.

Lucho Guzmán : - “absolutamente”

René Saavedra : - “No hay que olvidar que la ciudadanía ha subido sus exigencias en torno a la verdad, en torno a lo que le gusta. Seamos honestos: hoy Chile piensa en su futuro.”

Lucho Guzmán : - “Bien. Vamos”

Clip Free

Ha llegado la nueva bebida Cola. Es joven, es libre, es Free. Porque ha llegado tu tiempo, llegó el momento de Free. Es el sabor que esperas, porque nació para ti. Ahora Free. Refréscate. Ahora sí. Siéntete free. Libre como tú. Ahora tú, ahora Free.

Document 2

Cartel electoral del PSOE (1977) 

espaces01

Document 3

Presentación del Máster en Marketing Político: Estrategias y comunicación Política, Universitat Autònoma de Barcelona, Web: http://mmp.uab.cat/ (2016)

Máster en Marketing Político: Estrategias y Comunicación Política

Presentación

El Máster está destinado a formar a futuros profesionales de la consultoría y comunicación política, a partir de herramientas teóricas y prácticas. El objetivo es ofrecer una formación específica en marketing y comunicación política a licenciados en ciencias políticas, sociología, ciencias de la comunicación y ciencias sociales.

La misión del programa es conseguir que los profesionales formados en esta disciplina estén plenamente preparados para cubrir las necesidades que exige la práctica de la política, tanto a nivel personal como en formación política, que ve en la externalización de la Asesoría y Comunicación política, hasta ahora gestionadas desde los centros políticos, el camino para la profesionalización de la función política.

El Máster confluyen académicos de varias universidades y países; consultores de destacado renombre, y profesionales en ejercicio, tanto de todos los partidos políticos-que con sus diferentes orientaciones ideológicas enriquecen el versátil campo de la política práctica y el análisis político-como los profesionales institucionales que ponen todos sus conocimientos a disposición de quienes deseen formarse para liderar o asesorar líderes.

Objetivos

Formar futuros profesionales de la política activa o del asesoramiento político, a partir de la aportación de los profesores de tres ámbitos: académicos, profesionales e institucionales.

Requisitos de acceso

Licenciados, diplomados o graduados universitarios

Salidas profesionales

- Analista político
- Gabinetes de Comunicación: Institucional - Profesional - Político
- Analista de estudios de opinión pública
- Consultoría y asesoría política
- Consultoría y asesoría de comunicación
- Investigador social
- Profesional de la política activa

Web: http://mmp.uab.cat/

© 2016 Universitat Autònoma de Barcelona