NO

Le personnage 01

En español, destaque una problemática que le permita organizar una reflexión a partir de los documentos siguientes en relación con la noción: “Le personnage, ses figures et ses avatars”.

Documento 1

No (2012), Pablo Larraín [12 : 35 – 13 : 27]

personnagefilm

Int. Noche/Comisaría de policía.

1. Plano medio hombro de René Saavedra, apoyado contra una pared, de perfil.

2. Contracampo. Plano medio hombro de René Saavedra. En el fondo, se ve a un hombre. Una mujer que está fumando aparece en el borde derecho y luego tras mujeres invaden el campo en el primer término. Travelling de avance.

HOMBRE. – ¡Avanza, hombre!

3. Plano medio hombro de René Saavedra.

HOMBRE 1. –¡Libertad a los presos políticos! ¡Suéltenlos a todos!, pues, ahhh. ¿Por qué a algunos nomás?
HOMBRE 2. –Ya weon hay que ir a la Vicaría.
Panorámica hacia Verónica, esposada, en medio de otros prisioneros y policías.

4. Contracampo. Plano medio hombro de René Saavedra.

RENÉ SAAVEDRA. – ¡ Verónica !

5. René Saavedra observa la paliza de los prisioneros que intentan luchar.

PRISIONERO. –Pacos culiados…

6. Contracampo. Plano medio hombro de René Saavedra.

7. Montaje mirada. El policía se lanza sobre uno de los prisioneros.

8. Plano medio hombro de René Saavedra, de espalda, que observa la escena.

9. Plano medio cintura de Verónica, a quien golpea uno de los policías.

10. Plano medio cintura de un prisionero que intenta defenderla.

PRISIONERO. –¡Oye weon es una mujer! ¡Oye weon!
POLICÍA. – Fuera.

11. Plano medio hombro de René Saavedra que sigue observando la escena.

12. Contracampo. René Saavedra trata de avanzar pero un policía le detiene.

13. Plano medio cintura de Verónica, arrastrada al suelo por un policía.

PRISIONERO (fuera de campo). –Para. ¿Cómo le pegai a una mujer? ¡Oye suéltala conche tu madre! ¡Suéltalaweon oh !

14. Plano medio hombro de Saavedra, de espalda. Verónica es llevada fuera de campo.

PRISIONERO (fuera de campo). –Pacos culiados. ¡ Ya suelta weon ! ¿ Hasta cuándo, hasta cuándo, mierda ?

15. Plano medio hombro de René Saavedra que se aparta un poco.

Documento 2

Tras el fracaso de la conspiración de los liberales, Pedro se exilia sin avisarle a Mariana. Mariana, sentenciada a muerte, va a morir en cadalso “por haber bordado la bandera de la libertad. Fernando, amigo de Mariana, esté enamorado de ella.”

Escena VIII

Mariana (exaltada)

Yo bordé la bandera por él. Yo he conspirado

para vivir  amar su pensamiento propio.

Más que a mis propios hijos y a mí misma le quise.

¿Amas la Libertad más que tu Marianita?

¡Pues yo seré la misma Libertad que tú adoras!

Fernando

¡Sé que vas a morir! Dentro de unos instantes

vendrán por ti, Mariana. ¡Sálvate y di los nombres!

¡Por tus hijos! ¡Por mí, que te ofrezco la vida!

Mariana

¡No quiero que mis hijos me desprecien! ¡ Mis hijos

tendrán un nombre claro como la luna llena!

Federico García Lorca, Mariana Pineda, 1925.

Documento 3

ACTO PRIMERO

[…]

ESCENA 1


(Doña María de Pacheco y el Marqués de Villena.)

[…]

MARIA. (Respondiendo al ceremonioso saludo del Marqués.)

¡Señor Marqués de Villena!

VILLENA. Noble sobrina!...


MARIA.      ¿A qué debo

que vuestra presencia honre

esta torre de Toledo?

¿Qué buscáis en mi morada?

VILLENA. Sobrina, la paz del reino,

perturbada por los bandos

 de esos locos comuneros,

que rebeldes a su rey

 estas tierras han revuelto con motines y algaradas,

más propias de bandoleros

que de nobles fijosdalgos...

MARIA. (Atajándole con severidad.)

¡Hablad de ellos con respeto,

que al combate les conduce

Juan de Padilla, mi dueño;

y si a su rey son traidores,

son leales a su pueblo!

VILLENA. (Contrariado.)

¡Comprendo, doña María,

que no vamos a entendernos


cuando comenzáis hablando
 un lenguaje tan soberbio!


(Pequeña pausa. Se acerca a ella cambiando de tono, con la voz insinuante.)

¡Pensad que soy sangre vuestra,

y en vuestro provecho vengo!

MARIA.      Y ¿qué queréis?

VILLENA.   Vos podéis

poner a estas luchas término

devolviéndole a Castilla

la paz que perdió hace tiempo.

MARIA. Mas, ¿cómo? Decid, Villena...

VILLENA. ¿Cómo ha de ser?... ¡Persuadiendo

a vuestro esposo a que deje

los peligros de ese puesto,

que sólo han de conducirle a

al cadalso o al destierro!

!Que se despongan las armas!

Mas vos, antes, dad ejemplo,

entregando al Rey las llaves

de la ciudad de Toledo,que rendida la cabeza

ya se irá rendiendo el resto

MARIA. (Sin poder refrenar su indignación)

¿Y cómo vos, un Villena,

la mejor sangre del reino,

tal infamia me aconseja?

Villena va a hablar)

!Callad, que escuchar no quiero

de labios que son tan nobles

tan infamantes consejos!

¿Queréis que la paz renazca?

!Pues aconsejad primero

a Carlos, que de Catilla

cumpla y respete los fueros,

pues mientras no los respete

por Rey no le acataremos!

VILLENA. !Pensando así, a la ruina

de Castilla vais derecho!

MARIA. (Con altivez)

!Antes que vivir esclavos,

Marqués, libres moriremos!

Francisco VILLAESPESA, La Leona de Castilla, 1918